lunes, 25 de noviembre de 2013

Olvídame


olvídame si puedes,
olvídame si dejo de llamar a la puerta
de tus sueños,
olvídame cuando me dejes de querer,
olvídame pero no te obligues hacerlo,
olvídame si no me llegaste amar,
si mis palabras no te hicieron vibrar
aunque fuera lo único que en ese momento
te podía brindar,
olvídame vida mía, si no he sido parte de esas
alegrías tuyas,
olvídame cuando se muera la esperanza,
olvídame si tu corazón me quiere desterrar,
si ya no me cruzo por tus pensamientos,
si no altero ya esos sentimientos tuyos,
olvídame si no soy la sonrisa que casualmente
escapa de tus labios, mientras tu mirada se
pierde en lejanía, llegando a mi alma,
olvídame si me lees, y no estás,
porque ahí será cuando lo debas hacer,
pero no antes,      
olvídame en otra vida,
pero no me olvides en la mía, que es tuya.             



sábado, 16 de noviembre de 2013

Mis memorias contigo


Son noches en vela, y largos días,
un amor angustiante,
e incertidumbre constante,
son recuerdos y una imaginación traicionera,
manejada a tu antojo, cruel hechicera,
son los pedazos que aún quedan de mi corazón,
pero hechos piedra,
son los sentimientos crueles que engendraste,
y una sed insaciable de ajuste,
es un odio reprimido por ese gran amor que fue,
aunque quizás aún sea,
son tus huellas en mi rostro, y un dulce
susurro en mi oído, pero no solo en el mío,
son los sentidos que reclaman tu presencia,
ante un orgullo que no da tregua,
es este desconcierto de no tener claro lo que siento,
el desconcierto de una pasión que no se postra ante tal rencor,
son estas ganas de vencerte antes de que
por completo me consumas,
ganas de vencer mis memorias contigo,
ganas de dejarte en el olvido.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

El pilar de mi inspiración


Puedo mirarla, más no tocarla,
enamorarla, y no besarla,
soy un pensamiento efímero
que va y viene en su mente,
quien complace sus sentidos
con dulces palabras,
el amor que la estremece,
sacudiendo el alma en su pecho,
soy yo su enamorado,
sustentado en su sonrisa,
y preciosos ojos, donde me
quiero mirar, y es ella...
la alucinante mujer que quiero amar,
poder acariciar, y besar,
ella pilar de mi inspiración,
que se apodera de mis sentimientos,
ya un poco sedientos, pero aún ambiciosos
de la plenitud de su ser,
soy yo quien ha sembrado la ilusión
que ya brota en su corazón,
seré yo quien reclame su amor,             
a cambio del mío, del que hace tiempo se adueñó.