lunes, 24 de agosto de 2015

Tiempos difíciles para el amor


Tiempos difíciles para el amor,
pocos se toman el tiempo para amar de verdad,
pocos pierden la razón por amor, quizás culpa del desamor,
pero, ¿De qué desamor me habla alguien que jamas ha amado,
alguien que nunca ha descartado orgullo por amor,
alguien que no ha creado una dependencia
a unos besos, a un cuerpo, a una sonrisa, a una mirada?
¿De qué desamor me puede hablar alguien que jamás
sintió el vacío inexplicable que deja la indiferencia
en el alma de un enamorado,
alguien que no ha tenido los labios secos y áridos
por la resaca de un buen amor?
¿De qué desamor me habla alguien que jamás ha vivido
el insomnio de un amor no correspondido,
o alguien que nunca se topó con un amor de mentiras?
¿De qué ¡carajos! habla esa gente que no ha visto
como se derrumban las ilusiones y uno a la par,
esa gente que nunca vio partir a ese amor que lo convertía
en un mejor ser?
El desamor es la excusa barata de esas personas que ni siquiera lo conocen,
la excusa de esas personas que jamás han dejado de pensar solo en ellas;
alguien que conoce el desamor, sabe lo que vale un verdadero amor,
y por eso se arriesga, con el deseo de que esta nueva vez
el amor sea para siempre.