lunes, 30 de mayo de 2016

No quiero


No quiero perder el tiempo, y despertar todos los día al sonar del despertador,
no quiero sentarme al borde de mi cama, y recrear un cortometraje de mi peculiar vida,
tampoco beber una taza café con el afán de este mundo y perderme esa sensación
del gusto y el aroma,
no quiero seguir el orden de lo que está mal pero ya están normal,
no quiero fecundar el odio y la arrogancia, tampoco ser un inmoral,
estoy fuera de foco en esta sociedad,
no quiero el abrazo halagador e hipócrita de una relación diplomática,      
no quiero ser un héroe, solo un revolucionario,
no quiero un deceso glorioso, me basta con que cada vida que quede
idealice la vida de un mundo mejor,
no quiero ser el recuerdo de lo que no se puedo, tiene mejor sabor el olvido,
el que ahora llevo,
no quiero que se extinga la esperanza, pero si la corrupción,
no quiero perder el amor, y mucho menos perderte,
no quiero rebeldes sin causa, o con proselitismos dañinos,  
no quiero falsos ideales escritos en las mejores postales de mi mundo,
no quiero profesionales sin vocación, destruyendo una nación,
no quiero llanto en los ojos de mi madre, tampoco tenerla lejos,        
y mucho menos desperdiciar sus consejos,
yo no quiero esto y muchas cosas más,
aquí está el dilema, vivir por lo que quiero o por lo que no.                                                                                                        
                                                              

Jodido amor

Qué jodido es el amor,
ilusiones, decepciones...
¿cuántos amores tendrá una vida hoy por hoy?
¿cuántos amores valen la pena, para así gozarlos en la desdicha?
el amor es lo que es, aunque aveces venga a medias,
¿cuándo cayó en lo de caro y barato?                                                      
qué misero amor.
¡Qué jodido que es!
te toma en luz y te suelta en penumbra,
pocas veces al contrario,
cuesta un tiempo ver el resplandor nuevamente,
y ¡cuidado! ahí está aguardando de nuevo
el prometedor amor.                      
Es un jodido seductor,
vendedor de ilusiones al por mayor,
la mayoría con fecha de caducidad,
no hay maldad en él, aunque su proceder
algunas veces demuestre lo contrario,
es una lotería, comprar un boleto
podría ser la mejor inversión de tu vida.          

P.D. No todos corren con la misma suerte.