sábado, 16 de julio de 2016

Tristeza


Entre ir y venir y noches sin dormir,
días que vivo por inercia y un poco demenciado,
con sentimientos destrozados que quieren doblegar,
algo cansado ya de amar, poniendo el pecho a la tromba
de sensaciones que aún no me han podido noquear,
creyendo mentiras a quién soy vulnerable,
ando sin defensa alguna, bajé la guardia, y ahora lo pago,
amé más de lo que podía amar, y nunca fue suficiente,
no creí que eso me fuera a lastimar,
ese amor de más, es el dedo que día tras día
hurga en mi herida sin dejarla cerrar,
parece que no pasa el tiempo, que no hay duelo que valga,
no avanzo o no me deja avanzar,
quisiera estar libre de apegos sin perder el tacto,
renunciar al deseo de ganar, pero no se quiere a un perdedor,
que complicado es el amor, me resultaba inofensivo,
ya no lo subestimaré jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario